Causas de la carencia de minerales

Publicado por

Todos sabemos que la falta de hierro, magnesio, calcio,… puede ser responsable de trastornos en el bienestar o incluso de enfermedades (los llamados síntomas carenciales). En estos casos hay que volver a llenar el almacén del propio cuerpo aportando el mineral que falte (por ejemplo, en forma de comprimidos de hierro). También los trastornos patológicos de la resorción pueden conducir a un déficit de minerales que entonces, a menudo, no puede resolverse solo con el aporte de la sal correspondiente.

No obstante, a pesar de que haya minerales en cantidad suficiente pueden producirse en el cuerpo trastornos de distribución o una carencia de minerales activos disponibles. Por desgracia, es muy frecuente que aunque haya una cantidad suficiente de minerales y oligoelementos, no estén en condiciones de reaccionar ya que permanecen ligados a otras sustancias. Solo así se explica por qué hay que administrar cloruro de sodio en forma de sal nº8, cuando lo tomamos diariamente en cantidades mucho más grandes en la comida como sal común.

Por ese motivo, aquí el término “carencia” no se entiende normalmente como una carencia cuantitativa, sino como un trastorno de la distribución o, en palabras del propio Dr. Schüssler, un “trastorno en el movimiento” de los minerales. La toma de las sales de Schüssler permiten al organismo dirigir las sustancias minerales hacia el lugar exacto en el que se necesitan.

En el curso de las enfermedades agudas se produce un aumento del consumo de determinados iones minerales en el cuerpo. Cuando los niveles son insuficientes para mantener la función corporal, se movilizan desde los tejidos dónde actúan como “elementos constitutivos”. El Dr. Schüssler pensaba que en este caso las sustancias ligadas a estos minerales se desunían. Así, por ejemplo, el consumo/carencia de cloruro sódico se reconocerá por la presencia de rinorrea acompañada por mucosidad, que podrán determinarse mediante el diagnóstico facial sobre la piel del rostro.

También tiene sentido la terapia bioquímica en caso de una carencia real de minerales, como por ejemplo, en la osteoporosis. Mediante el estímulo de sus funciones el cuerpo puede volver a construir y a nutrir estructuras y tejidos elásticos estables.

¿Quieres saber más? Texto extraído del libro Los rostros hablan mucho. El diagnóstico facial y las sales minerales del Dr. Schüssler de Sigrid Molineus. A la venta en exclusiva en nuestra tienda on-line.

¿Tienes dudas? Escríbenos y te las resolvemos.

DE VENTA EN FCIA

logo AEBS_280px

General Sales de Schüssler

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s